Mi voto 1988

.

Guadalupe Loaeza

.

11 Jul. 2017


Yo sí voté por él; voté por Cuauhtémoc Cárdenas en las elecciones de 1988. Lo apoyé en su campaña, escribí textos a su favor en el diario La Jornada, organicé desayunos, mesas redondas, viajes al interior de la República, encuentros multitudinarios con mujeres, entrevistas para el radio y decenas de manifestaciones. Entonces era una perredista convencida. Convencidísima, de que el ingeniero Cárdenas había ganado las elecciones sobre un personaje de triste memoria, candidato del PRI, Carlos Salinas de Gortari.

"Salinas no ganó en el 88", ahora señala el ex titular de Gobernación, "preciso que no fue por medio de fraude cibernético, sino por la manipulación de cifras y, después por la destrucción de las boletas tras un acuerdo con el PAN y la complicidad de dirigentes del entonces Frente Democrático Nacional, que postuló a Cuauhtémoc Cárdenas". ¡Qué vergüenza! Más bien qué sinvergüenzas los del PRI que no suelen creer en la democracia, que siempre les ha valido sombrilla pisotear el voto de los ciudadanos. Están tan acostumbrados a los fraudes electorales, que les parece normal. Siempre he pensado que los priistas creen que los ciudadanos mexicanos somos idiotas, retrasados mentales, ignorantes y muy manipulables. Con estas mismas mañas, se salieron con la suya en el Estado de México. "Con poquito, pero ganamos", dicen muertos de la risa. Lo más triste de todo es que repiten lo mismo en relación a las elecciones del 2018. "Se va a repetir lo mismo que en el Estado de México. Vamos a ganar la Presidencia", afirman y reafirman. ¿Por qué están tan seguros? Porque en materia de elecciones fraudulentas, son los amos, se la saben de todas a todas. Allí está su gurú, Salinas de Gortari y sus achichincles. Imagino que el ex Presidente no hará otra cosa con su tiempo que figurar el fraude perfecto para el año que viene. Y todo para qué, para que en unos años, el que fuera secretario de Gobernación, en las próximas elecciones declare: "El PRI no ganó en el 2018". ¡Qué vergüenza!

Independientemente de las declaraciones de Bartlett, respecto al triunfo frustrado a la Presidencia del ingeniero Cárdenas, ya era sabidísimo. Leemos en la Wikipedia: "A pesar de haberlo negado anteriormente, en el año 2009 el ex presidente Miguel de la Madrid confesó que el PRI perdió la elección de 1988, confirmando así el fraude electoral orquestado por su gobierno para imponer a Carlos Salinas de Gortari como ganador. En julio de 2017, el ex secretario de gobernación Manuel Bartlett declaró a medios que se había cometido fraude electoral a través de la manipulación de cifras, además de que éste se había llevado a cabo en complicidad con el Partido Acción Nacional para evitar que Cuauhtémoc Cárdenas llegara a la presidencia". ¡Qué vergüenza por los del PAN! Confirmo, una vez más, que los políticos mexicanos no tienen ni un ápice de ética, sin escrúpulos, que son cínicos, que no les importa el país y que, en el fondo, tienen un profundo desprecio por el electorado mexicano.

¿Cuántas veces no se ha escrito lo anterior? ¿Cuántos memes no se han difundido haciendo mofa de los usos y costumbres de este vetusto y corrupto partido? ¿En cuántas mesas redondas no los han criticado hasta el infinito? Me he fijado que ya ni les importan las críticas. Las escuchan o las leen con una profunda indiferencia. ¡Les vale! Tienen el cuero tan grueso que no les penetra ni el aguijón de una avispa. Tal vez lo único que les preocupa un poquito es la censura internacional. Entonces, escriben cartas a la dirección de los diarios, negando todo.

"Para el también ex gobernador de Puebla, lo que generó el escándalo fue que el entonces líder del PRI, Jorge de la Vega, declaró triunfador a Salinas sin tener cifras. Esto, aseguró, fue lo que desató las acusaciones de fraude y no la supuesta caída del sistema, 'slogan' que se usa para descalificarlo y no destapar la verdad del acuerdo de Salinas con el PAN". (Reforma, Claudia Salazar). Seré curiosa, ¿por qué en esos momentos no denunció el fraude Manuel Bartlett, quien entonces fungía como presidente de la Comisión Federal Electoral? ¿Cómo pudo dormir la noche de las elecciones el ahora senador? ¿Por qué no se indignó y pensó en la democracia? Por eso le pide el ingeniero Cárdenas que cuente todo lo que sabe en relación a las elecciones de 1988.

Por lo pronto, ahora estoy más segura que mi voto a Cuauhtémoc, ¡valió madres!

 
 
gloaezatovar@yahoo.com


Torreón, Coahuila
Share |
martes, 11 de julio de 2017