.

Morena destapa abultada nómina en San Lázaro

.

La bancada de Morena en la Cámara de Diputados detectó que la 63 Legislatura tuvo una “burocracia dorada”, y sólo en 2017 dispusieron de 6 mil 644 plazas que todos esos cobraron salarios y prestaciones por 3 mil 812 millones 799 mil 826 pesos.

Esta cifra significó 49.9% del presupuesto total en 2017 para la Cámara Baja, que ascendió a 7 mil 629 millones 432 mil 185 pesos.

Los más de 3 mil 812 millones de pesos asignados para su burocracia en 2017, son apenas 81 millones de pesos menos del presupuesto total que le fue asignado para 2018 al Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), que fue de 3 mil 893 millones de pesos.

El documento Estructura Ocupacional y Recursos Autorizados para 2017, en poder de los legisladores de Morena y de EL UNIVERSAL, describe que la Cámara de Diputados tiene 2 mil 899 plazas asignadas para personal de base y de confianza; 617 mandos medios, superiores y homólogos, y la 63 Legislatura tuvo 3 mil 128 plazas de honorarios para dar en total 6 mil 644 empleados.

Los sueldos de los trabajadores de base y confianza alcanzaron en 2017, mil 539 millones 571 mil 228 pesos sumando salario, primas por años de servicio, vacaciones, gratificaciones de fin de año, horas extras, compensaciones, indemnizaciones, prestaciones, haberes de retiro y estímulos.

Para los mandos medios, superiores y homólogos se pagaron en ese año 920 millones 316 mil 888 pesos.

Pero donde detectó más burocracia y que se contrataron más empleados fue bajo el régimen de honorarios, con 3 mil 128 empleados que tuvieron remuneraciones por mil 352 millones 911 mil 709 pesos entre salarios, primas vacacionales, indemnizaciones, y prestaciones contractuales.


 

Los empleados de San Lázaro bajo el régimen de base y confianza, así como los mandos medios y superiores, tuvieron acceso a pagos como primas por años de servicios efectivos, primas vacacionales, dominicales y gratificaciones de fin de año, compensaciones, aportaciones de seguridad social, fondos de vivienda, aportaciones para el Sistema de Ahorro para el retiro, aportaciones para seguros, indemnizaciones, así como estímulos.

Iniciativa. Después de detectar estos números, Javier Hidalgo, quien es el encargado de elaborar la iniciativa de Morena para modificar la Ley Orgánica del Congreso de la Unión para compactar la estructura burocrática, calificó a estos empleados como una “burocracia muy abultada”, e informó que se busca ahorrar de mil 500 a 2 mil millones de pesos con su propuesta que presentará en breve.

Explicó que su intención es quitarle “la trampa” a la ley con la que se “inventaban cargos” para contratar y repartir espacios en las distintas bancadas en las pasadas legislaturas.

“Es impensable que de los 8 mil 400 millones de pesos de presupuesto para la Cámara de Diputados en 2018, 3 mil 812 millones de pesos sean para una burocracia dorada en la que se habla de 617 funcionarios que ganan 102 millones 371 mil 829 pesos, con salarios como el del secretario general, que rebasaba los 200 mil pesos, esto tiene que cambiar”, dijo Hidalgo Ponce.

Dijo que lo primero que tienen que hacer es modificar la Ley del Congreso, que fue diseñada para obligar a que se contrataran unidades de servicio profesional de carrera, pero para tareas específicas hay directores, subdirectores, jefes de departamento y oficina.

“Lo primero que tenemos que hacer es modificar la ley para convertirlos en órganos administrativos como cualquiera sin necesidad de que sean unidades de administración”, explicó.

Expuso que en coordinación con el presidente del Comité de Administración, el diputado de Morena, Ignacio Mier, buscarán elaborar los nuevos organigramas de la Cámara de Diputados para compactarla.

“Yo calculo de todo este aparato, sobre todo de administración, se debe de reducir a 10% de lo que actualmente es, porque aquí hay personal de resguardo y otros que sí tienen funciones. Todo eran cuotas de la 63 Legislatura pasada. Los de base y confianza se tendrían que quedar, el problema es que estamos cargando una cantidad de funcionarios que nos dejan los que están saliendo, se me hace una carga burocrática muy pesada, heredada y que no tiene por qué Morena asumirla”, explicó Hidalgo Ponce.

“Hay que transparentar”. Sobre esto, expertos en temas legislativos consideraron que es una “burocracia innecesariamente grande” y “oscura” que tendría que transparentarse por puestos, montos y criterios de asignación. Además, pidieron que los legis- ladores pongan en práctica la profesionalización de sus colaboradores.

Incluso, dijeron que los diputados, al ser los responsables de aprobar el Presupuesto de Egresos de la Federación, deberían dar el ejemplo de un uso prudente y eficaz de los recursos.

“Es indispensable mayor transparencia en los montos y criterios de asignación de los recursos de la Cámara, incluido el destinado a recursos humanos. No sólo para saber quién lo recibe sino las funciones del personal. Además, la profesionalización del trabajo de apoyo legislativo sigue siendo un gran pendiente. La asignación de plazas suele ser [incluso para áreas técnicas en los centros de investigación] por cuotas partidistas y no por méritos”, dijo Guillermo Cejudo, profesor e investigador del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE).

El profesor de la Facultad de Ciencias Políticas de la UNAM, Khemvirg Puente, llamó a este ejército de empleados una “burocracia oscura”, porque lo importante sería saber cuáles son las actividades que desempeñan, en qué áreas están distribuidas y cuáles son los resultados.


Torreón, Coahuila
Share |
blog comments powered by Disqus
jueves, 27 de septiembre de 2018