.

Impacta crimen a reservaciones en BCS

.

Cd. de México (14 octubre 2017).- La guerra sin cuartel que grupos del narco libran en Baja California Sur ha provocado miles de cancelaciones de reservas de cuartos en destinos turísticos del Estado.

Baja California Sur tiene la cuarta tasa más alta, a nivel nacional, de homicidios por cada 100 mil habitantes

.
La Asociación de Hoteles de Los Cabos reportó 35 mil reservaciones de cuartos canceladas para la próxima temporada vacacional en un destino que tiene una capacidad aproximada de 18 mil 400 cuartos de hotel.

Paloma Palacios Domínguez, presidenta de los hoteleros de Los Cabos, dijo que las aseguradoras cancelan automáticamente los viajes a destinos con alerta emitida por el Departamento de Estado de Estados Unidos, como el caso San José del Cabo y La Paz.

"¿Qué representa estos 35 mil cuartos noche directamente en dinero?: 210 millones de pesos de pérdidas al sector hotelero; son 13 millones de dólares", explicó.

El miércoles, una balacera en la Glorieta Fonatur, en San José del Cabo, a escasos metros de hoteles como el Hyatt, Barceló y Park Royal dejó dos muertos.

En los primeros ocho meses de este año se reportaron 268 averiguaciones previas por homicidio doloso, con una tasa de 33.09 homicidios por cada 100 mil habitantes, la cuarta más alta del País.

Pega ola de violencia

La violencia vinculada a grupos del crimen organizado se está intensificando en el Estado.

En los primeros ocho meses de este año, se iniciaron 268 averiguaciones previas por homicidio doloso; es decir, una tasa de 33.09 homicidios por cada 100 mil habitantes, la cuarta más alta del País, sólo por debajo de las de Colima, Guerrero y Baja California, de acuerdo con cifras oficiales.

Las averiguaciones previas por homicidio doloso en estos primeros ocho meses de 2017 ya superan a las 192 registradas en 2016.

El lunes, la Procuraduría General de Justicia del Estado registró el asesinato de nueve personas, ocho de ellas en La Paz y una en San José del Cabo.

La violencia en la entidad se intensificó en los últimos dos años después de que el Estado era uno de los más pacíficos del País.

Entre 2010 y 2012, la época más violenta de la llamada "guerra contra el narco", BCS presentaba tasas de homicidio de un dígito -4,7,5 homicidios por cada 100 mil habitantes, cuando estados como Chihuahua, Sinaloa, Durango reportaban tasas de 60, 70 y hasta 110 homicidios por cada 100 mil habitantes.

Hoy, en seguridad, Baja California Sur presenta peores números que esas entidades.

Además de invertir en protección y vigilancia, empresarios y habitantes han tenido que tomar otras medidas ante la ola de inseguridad.

"Hay que verificar quién asiste a donde uno va. Hemos tenido que invertir en cuerpos de seguridad y no recibir llamadas de cualquier persona", dijo en entrevista Fabricio González Rodríguez, presidente estatal de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex).

Silvia Lupian Durán, directora del Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y Justicia Penal en Baja California Sur, señaló que las autoridades estatales y federales han adoptado un estrategia de confrontación, pero no de prevención de la violencia.

"Esa estrategia está chimuela y no les va a dar los resultados que se supone esperan, porque no traen a toda la ciudadanía, previniendo, denunciando y que todos participen", dijo la activista.

Lupian aseguró que los elementos de la Gendarmería que llegaron hace ocho meses sólo resguardan las zonas turísticas.

El pasado 23 de enero, empresarios y el Ayuntamiento de Los Cabos, acordaron con la Policía Federal el despliegue de 190 gendarmes en las zonas turísticas a cambio de pagarles hospedaje y alimentación.

El acuerdo terminaría a inicios de este mes, sin embargo, para el sector empresarial no concluirá hasta que baje la violencia, dijo González Rodríguez, de la Coparmex.

"Las olas de violencia vemos que no han cedido, no hemos sentido que esto pase", argumentó el empresario.

.


Torreón, Coahuila
sábado, 14 de octubre de 2017
Share |
blog comments powered by Disqus