.

El PRI se enfila a la irrelevancia electoral: Dulce María Sauri

.

Dulce María Sauri Riancho Ex presidenta nacional del PRI

.

Dulce María Sauri Rianchoex presidenta del PRI, afirma que si para dentro de tres años el partido no logra conformarse como opción de gobierno puede ser condenado a la irrelevancia electoral y “ser un partido testimonial que no pudo encontrar su lugar en la sociedad mexicana del presente”, dice.

En entrevista con EL UNIVERSAL, señala que tras su regreso al Ejecutivo federal el PRIno supo resolver la ecuación que indicara la medida de la distancia política entre el presidente de la República y su partido.

Sauri Riancho acepta que fracasaron en seguridad y combate a la corrupción, e indica que hoy el mandato de la ciudadanía es de cambio: cese a la corrupción, a la impunidad; crecimiento económico e igualdad social.

Reflexiona que se perdió ante Morena, partido que se nutre de lo que fue el PRI entre 1970 y 1980: “Diferenciarnos ideológica y programáticamente de Morena será el principal reto del PRI en busca de su nueva identidad y espacio político”, dice.

¿Qué reflexión hace de la pasada elección del 1 de julio en el país?

—La mayoría de la sociedad votó por una certeza y una incertidumbre. Certeza en el rechazo a la corrupción, a la inseguridad y a la incompetencia de las instituciones para enfrentar eficazmente la desigualdad. Incertidumbre en cuanto a la forma de combatirlas y transformar al país.

Para el PRI, la principal reflexión gira en torno a la necesidad de trazar un nuevo rumbo. Se le ha calificado, creo que con razón, de una derrota histórica para el partido que nació con el propósito de defender al Estado de la Revolución. Esto va mucho más allá de un descalabro electoral o político coyuntural.

Salvo uno de los partidos que se posicionó, el resto se fue para abajo. ¿Qué lectura da a ello?

—El más joven de los partidos, fundado apenas hace cuatro años, se impuso a las tres fuerzas políticas de mayor antigüedad, a los conocidos como partidos históricos.

El descalabro electoral fue producto de un rechazo general de la ciudadanía a la llamada partidocracia y, en cierta forma, a la frustración frente a la opción de las candidaturas independientes de los partidos. Morena, más que un partido, es un movimiento, tal como su nombre lo indica; no ha sido gobierno más que en algunos municipios. No ha decepcionado todavía porque no ha sufrido aún el desgaste de gobernar. Esta falta de experiencia jugó también a favor de la esperanza ciudadana de que Morena y sus candidatos fueran distintos a quienes representan vicios y errores del sistema en su conjunto: los partidos tradicionales.

¿Qué rumbo debe tomar el país?

—El mandato es de cambio: cese a la corrupción, a la impunidad; crecimiento económico e igualdad social. Casi una mitad de la ciudadanía no apoyó a la opción que será gobierno a partir del 1 de diciembre. El mayor riesgo estriba en que se confunda “cambiar” con “restaurar” un pasado autoritario, en el que instituciones y personas dependían fundamentalmente de la voluntad presidencial. Para no regresar, para no volver a la concentración de poder, es indispensable la construcción de nuevos contrapesos al poder presidencial a partir de la participación ciudadana.

En el caso del PRI, ¿a qué atribuye la debacle que sufrió?

—Fracasamos en la comprensión del significado de la victoria electoral de 2012, como gobierno y como partido. No asumimos que la confianza ciudadana es frágil, así lo manifesté en los meses posteriores al triunfo de entonces, pero la confianza restaurada lo es aun más. Como gobierno, ganamos la Presidencia y la mayoría relativa en las cámaras de Diputados y Senadores, porque había una alta expectativa ciudadana de que el PRI “sí sabía cómo hacerlo”. Sin embargo, fracasamos en los ámbitos de seguridad y de combate a la corrupción.

No logramos establecer nuevas relaciones entre el Ejecutivo y la organización política en el gobierno. El modelo de relaciones reprodujo prácticas aparentemente superadas por el pluralismo y la competencia electoral en que habíamos vivido desde 1997.

No encontramos la “sana cercanía”, indispensable para apoyar y sostener a la administración que había llegado al gobierno con nuestro programa y plataforma electoral, sin que el partido fuera sofocado por deficiencias y vicios de la misma administración. Ante los severos cuestionamientos de la sociedad hacia los partidos políticos tradicionales, el PRI optó por presentar ante el electorado una candidatura ciudadana, avalada y sostenida por el mismo partido.

No es la primera vez que pierde, ¿qué diferencia nota entre aquella derrota de 2000 y ésta de 2018?

—La primera y más importante es que en 2000 el triunfo de Vicente Fox tomó por sorpresa a sectores muy amplios de la sociedad, incluso a los mismos adversarios del PRI, que consideraban punto menos que imposible su derrota. Flotaban vientos de cambio en el mundo y en México: de siglo, de milenio, de partido en la Presidencia de la República.

El desgaste severo al que se había visto sometido el gobierno priísta, a raíz de la crisis económica de 1994-1995, enmarcó la derrota cinco años después.

En 2018, la derrota en la elección era una real posibilidad, tal como había acontecido por segunda ocasión en 2006. La aprobación a la gestión presidencial presentaba bajos niveles. Si bien la economía no registraba deterioro como en el sexenio 1994-2000, a pesar del choque externo al que se vio sometida por la disminución del precio del barril de petróleo crudo de exportación, la inseguridad y las acusaciones de corrupción deterioraron seriamente la percepción ciudadana sobre la capacidad del PRI para gobernar otros seis años.

En el fondo, la principal diferencia es ante quién perdimos. En 2000 fue ante nuestro adversario histórico, el PAN, partido surgido para oponerse al Estado de la Revolución. Éramos claramente distintos en ideología, principios, en la mayoría de los programas y en la concepción del papel del Estado y la sociedad en el desarrollo de México. En 2018 perdimos ante un movimiento cuyos principios y programas se nutren de lo que fue el PRI de la década de 1970-1980. Ellos son ahora lo que fuimos nosotros en el pasado. Diferenciarnos ideológica y programáticamente de Morena será el principal reto del PRI en busca de su nueva identidad y espacio político.

¿Ve usted urgencia de cambios en todo el CEN del PRI?

—La experiencia del año 2000 muestra que los cambios en la dirigencia tienen que ir acompañados de propuestas concretas de acción.

¿Cree necesarios nuevos cambios en los documentos básicos para cerrar candados que se abrieron en el partido?

—Los cambios en los documentos básicos tienen que surgir de una visión compartida entre quienes militamos en el PRI. A mi juicio, el principal reto del partido se encuentra en identificar su propio espacio político en la sociedad mexicana, que le dé identidad y rumbo a su actuación. A partir de ese punto, podrán analizarse los documentos básicos, declaración de principios, programa de acción, estatutos, y realizar las modificaciones pertinentes. De otra manera daríamos palos de ciego o caeríamos en el peligroso terreno de los ajustes de cuentas.

¿Cómo califica la actuación del presidente Peña Nieto hacia su partido? Es decir, su voto a favor del candidato ciudadano postulado por el PRI, José Antonio Meade, un equipo de campaña visiblemente “peñista”, entre otros.

—Enrique Peña Nieto fue un exitoso candidato del PRI y sus aliados en 2012. Ganó en forma indiscutible la Presidencia de la República y pudo generar condiciones para suscribir el Pacto por México, con el invaluable apoyo del partido triunfador.

Considero que no pudo resolverse la ecuación que indicase cuál era la medida de la distancia política entre el Presidente de la República y su partido. Que no podía ser la misma que medió antes de la derrota de 2000, mucho menos proveniente de la etapa de la hegemonía priísta. “Ni tan cerca, ni tan lejos”. Más bien cabría preguntarse qué sucedió en la sociedad mexicana, qué hizo que el partido volteara a ver a un ciudadano sin militancia como su candidato presidencial.

¿Qué posición debe tomar el PRI como oposición?

—Primero, es indispensable construir su propio espacio político a partir del cual pueda conformarse como opción de gobierno. Esta pretensión puede ser considerada como desmedida para una representación partidista que será la quinta fuerza en la Cámara de Diputados y algo similar en la de Senadores, que sólo gobernará a partir de 2019 en 12 estados. Pero si no se reconfigura como opción real de gobierno, carecerá de oferta política que lo haga nuevamente atractivo a los ojos de la ciudadanía.

Si para dentro de tres años el PRI no logra conformarse como opción de gobierno, puede ser condenado a la irrelevancia electoral, a ser un partido testimonial que no pudo encontrar su lugar en la sociedad mexicana del presente.

¿Quién es responsable de la derrota en el tricolor?

—Dice el refrán popular: “La derrota es huérfana”. Quizá esa paternidad o maternidad desconocida habría que buscarla años atrás, en los derrotados de 2006 y los triunfadores de 2012. Lo importante es aceptar la realidad, perdimos por tercera ocasión la Presidencia; por segunda vez, siendo gobierno. Habremos de construir alternativas para este gran partido histórico.


Torreón, Coahuila
jueves, 26 de julio de 2018
Share |
blog comments powered by Disqus