.

La Mano Que Mece La Cuna

.

La Telaraña

La mano que mece la cuna.

Mina “La araña” Moreno

A lo largo de los años, de manera silenciosa, como un cáncer que carcome, la corrupción y el crimen organizado ha penetrado en todos los niveles al Poder Judicial de la Federación.

La Suprema Corte de Justicia de la Nación y el Consejo de la Judicatura Federal, hace mucho fueron rebasados por el narco.

Se sabe desde hace tiempo que en diferentes circuitos, varios trabajadores, jueces y magistrados federales, han sido financiados por el crimen organizado.

Se dice de secretarios proyectistas patrocinados por el narcotráfico para ser jueces federales.

Otros, venden las sentencias de amparo al mejor postor, a cambio de fuertes cantidades de dinero, vehículos de súper lujo, casas y empresas, para este tipo de trabajadores, de servidores públicos, la Justicia … es sólo una ilusión.

Desde hace un par de años, existe una lista en la PGR de jueces y magistrados federales vinculados con diferentes carteles

Dentro de esa lista destacan nombres como Isidro Avelar Gutiérrez, quien amaso una fortuna millonaria en inmuebles y se dice, se reunió con las hijas del capo Nemesio Oseguera “El Mencho”, líder del Cártel Jalisco Nueva Generación.

Otros” honorables Magistrados Federales” señalados son Jorge Figueroa Cacho y Hugo Ricardo Ramos Carreón, de quienes se dice recibieron dinero por la liberación del capo Rafael Caro Quintero.

Otro personajazo, lo es, Joel Fernando Tinajero Jiménez de quien, se dice, cuando fue Juez Primero de Distrito en las Materias Administrativa, Civil y de Trabajo en Zapopan, contrató a parientes del narcotraficante Caro Quintero.

Recientemente, el jueves 28 de marzo de 2019, a la salida de un gimnasio fue asesinado Edgardo G. Ramírez Bolaños, secretario particular de la Juez Cuarto de Distrito en Materia Penal en Zapopan, Jalisco, Armida Buenrostro Martínez, hija pródiga de la Suprema pues, gracias a sus palancones inició carrera judicial con Ministros directito.

Es, a la juez federal Armida Buenrostro Martínez, a quien el crimen organizado le dirige una narcomanta, donde le exigen cumpla lo que pacto con el narco.

Esta ejecución y amenaza del crimen organizado, se realizó hace 3 días y ni la Suprema, ni él Consejo de la Judicatura Federal, han realizado pronunciamiento alguno.

Surgen las preguntas necesarias.

¿Porqué lo ocultan tanto la Suprema y el CJF?

Al callarlo se vuelven cómplices.

¿Porque hacer jueces y magistrados federales al vapor?

El CJF debe resolver las quejas administrativas por corrupción de manera expedita y no guárdalas por años, el anquilosamiento que existe dentro del PJF es perjudicial y dañino para la nación.

www.desdeabajo.com.mx


Torreón, Coahuila
miércoles, 1 de mayo de 2019