.

Cuentan niños miedos y horrores

Cd. de México (30 abril 2019).- Mar, Lili y Erni expresan a través de dibujos el miedo y la violencia que padecen en silencio.

Mar busca en la primaria olvidar cómo su padrastro la violaba a ella y a su hermanita. Lili asiste a la escuela para evitar el suicidio y Erni evade su peor pesadilla: ser asesinado en casa, como pasó con su padre. Todos tienen entre 10 y 12 años.


Estas historias no son el guión de una película sino experiencias reales de niños y niñas de la Ciudad de México, reunidas por la organización Educadores Sin Fronteras.

El grupo pidió a los menores contar lo que más les aterra a partir de una misma idea: "Una cosa terrible ha sucedido".

Silvia Garza, presidenta de la organización, explicó que el objetivo era conocer sus temores ante un fenómeno natural como el terremoto del 19S. Para su sorpresa, el 90 por ciento de los estudiantes reveló que no temían a estos, sino a hechos violentos que han vivido.

En la primera muestra con 200 niños de una primaria en Gustavo A. Madero, 8 de cada 10 reveló que padece maltrato, traumas y agresividad.

Antes del ejercicio, lamentó Garza, ni maestras, directivos, comités de padres o los mismos alumnos sabían de los problemas de los niños.

Lo mismo ocurre en otras escuelas, dijo, donde los protocolos de atención a menores son deficientes o no son integrales.

Inició como un diagnóstico de traumas por el 19S y lo que dejó descubierto fue violencia y abusos en niños y niñas. 


En ese ejercicio Clarita, de 11 años, expresó que diario estaba enojada con las personas que la rodeaban e, incluso, había pensado en matar por el daño que sufrió.

"La cosa terrible que me ha sucedido es vivir y mi solución es suicidarme como ya lo intenté tres veces o volverme una asesina y matar a todos que me dañan y no me han ayudado", escribió.

A un lado, con colores negro y rojo se dibujó a sí misma con aspecto rudo, un arma y rodeada de sangre.

Carlos, de 12 años, también forma parte del 80 por ciento de los menores, que según Educadores sin Fronteras, han padecido y vivido con traumas, desde robos, violaciones y asesinatos, sin ningún apoyo médico o psicológico.

"Me da miedo el payaso asesino porque es malo y mata a las personas", escribió.


La generalidad es el temor hacia las armas, los robos y homicidios, pero entre niñas hay más violaciones y golpes.

Como lo ejemplifica Viri, quien compartió que su hermana era abusada sexualmente por su padre.

Hasta que los defensores de derechos de la infancia de Educadores se acercaron, aceptó que también ella sufría violaciones constantes.

Le mete la cosa (mi papá) y se sienta en la silla y se sienta con mi hermana que está de acuerdo con lo que hace Antonio y luego cuando ya no quiere le dice: 'ya cálmate mañana lo hacemos' y hermana le dice está bien", escribió Viri.


Torreón, Coahuila
martes, 30 de abril de 2019
Share |
blog comments powered by Disqus